Terrazas descontroladas en Ciutat Vella

 

El vecindario presenta hasta 85 denuncias en el Carmen, el Mercat, la Seu y Sant Francesc

La Associació de Veïns i Comerciants Amics del Carme, a través del registro de entrada del Ayuntamiento de València, ha presentado hasta 85 denuncias, algunas de forma reiterada, por el ABUSO EN OCUPACIÓN DEL DOMINIO PÚBLICO en Ciutat Vella.

Confirmamos la afirmaciones hechas por la presidenta de la Federación de Asociaciones de Vecinos de València: «hay terrazas de hostelería que ocupan más espacio del permitido». Esta situación provoca problemas continuados en el espacio público de algunas zonas de València. En concreto en Ciutat Vella, por el hecho de que la trama urbana del centro histórico es particular y la utilizan no solo los residentes, sino también los visitantes y turistas: provoca problemas de movilidad de peatones. Esta situación ocasiona muchas molestias diarias para los residentes y, incluso, algunas situaciones de peligrosidad: el espacio libre de las aceras (ya estrechas per se) se ve reducido por sillas, mesas, pancartas, pizarras, publicidad y otros objetos decorativos de bares, pubs, cafeterías, restaurantes, y otros negocios. Que no se pueda pasar con un carrete de bebé, con silla de ruedas, con el carrete de la compra, o una pareja de personas hombro a hombro por la acera obliga los peatones a bajar a la calzada, con las molestias y el peligro que compuerta para su seguridad. Hemos detectado varios puntos negros en Ciutat Vella: plaza del Tossal, plaza del Negrito, calle de San Miquel, calle del Conde de Almodóvar, plaza de Rodrigo Botet y plaza del Ayuntamiento.

El vecindario de Ciutat Vella está sufriendo durante mucho de tiempo un abuso en la ocupación del dominio público. Y los responsables de esta situación son dos: los hostaleros abusadores y el ayuntamiento connivente. No es cierto, como afirma la alcaldesa, que la hostelería trabaje «de forma muy seria». Al menos, no es cierto en Ciutat Vella: en nuestro distrito la situación es completamente anárquica porque se incumple de manera continuada, por gran parte de la hostelería, la Ordenanza de Ocupación del Dominio Público en varios aspectos:

– no existencia de marcas verdes pintadas que delimitan el espacio autorizado

– mesas y sillas fuera de las marcas verdes

– exceso de ocupación de la vía pública por el vuelo de parasoles y toldos

– colocación de tiestos, mobiliario, barreras, pancartas, pizarras, estufas, elementos decorativos, etc. fuera del espacio autorizado

– colocación de la terraza fuera del horario permitido o con el local cerrado

– adición de mesas altas y taburetes adosados a la pared.

La ZAS del barrio de Carme se aprobó definitivamente en 2018, pero sigue incumpliéndose su normativa: el Ayuntamiento no vigila adecuadamente el foco del ruido continuado en algunas calles.

El ruido mata y María José Catalá no hace nada para ponerle remedio.

No se está actuando para defender la salud de la ciudadanía. Se está condenando a las personas a un sufrimiento continuado, vulnerando su salud, mientras se beneficia, en el espacio público, la proliferación de negocios privados en la zona de Ciutat Vella.

Related Images:


Tal vez también te interese