Paseo por Ciutat Vella con Carlos Mundina

El concejal de la ZAS y Regidor Delegado de Limpieza y Recogida de Residuos visita nuestros barros

El pasado martes 21 de noviembre realizamos un paseo por nuestros barrios con Carlos Mundina y acompañados, en ciertos momentos, por algunos de los vecinos que quisieron explicar en primera persona los graves problemas que tienen con la limpieza o el ruido.

La visita empezó en la zona de Ripalda y Jardines donde después de escuchar, fotografiar y ver en primera persona la situación de la parte trasera del Refugio, los bajos de los edificios y la puerta del CAI (Centro de Apoyo al Inmigrante) el concejal se comprometió a hacer un baldeo más cuidadoso y con una mayor asiduidad. También hablamos de otras actuaciones que ayudarían a la mejora de ese punto como el cierre de la parte última del Refugio (valla o pared), la reubicación de los contenedores o el cambio de modelo de recogida de la basura, la colocación de baños portátiles con la necesaria limpieza, dar una solución a las personas que pernoctan y viven en los jardines…

A continuación pasamos por la esquina de Mosén Sorell y la calle de San Miguel, donde hay una actuación anterior tramitada por él, años atrás, con el parque infantil. En este caso, le pedimos la limpieza y acondicionamiento de la zona con reubicación de contenedores y colocación de mobiliario que mejore el espacio y dé continuidad al parque infantil: bancos, plantas y algún tipo de estructura permanente. En este punto el concejal no dio una solución definitiva por la cantidad de circunstancias a estudiar (camiones de la limpieza, otros implicados por la reurbanización…) pero volvió a hacer muchas fotos y anotaciones para estudiar la posible solución con los técnicos y se comprometió a la retirada de los objetos inútiles de la zona y su mejora.

Casi en este punto, pero desplazándonos hacia el Tossal pasamos por el parking del mercado de Mosén Sorell donde, con la imagen de tres coches de policía aparcados sobre la acera de la puerta posterior de la Comisaría y otro en la calle peatonal de la Bajada de San Miguel, le sugerimos la posibilidad de compatibilizar el espacio que los comerciantes del mercado ya no usan con les plazas que necesita la Policía Local.

Como era martes a las 18:30 h, la llegada a la plaza del Tossal no fue muy ruidosa pero sí muy clara para hacer la denuncia de ocupación irregular del espacio público. La primera terraza que transitamos estaba montada con el local cerrado, hecho que sorprendió mucho al regidor y que evidenció con la foto y el aviso al concejal correspondiente. También pudo comprobar de primera mano que no se respeta ninguna de las marcas de ocupación de terrazas en toda la plaza y calles adyacentes.

Después bajamos a la plaza de San Nicolau. Allí le hicimos ver la necesidad de sustituir los contenedores permanentes por el sistema de contenedores de Plataforma Móvil, que tan buena aceptación ha tenido entre el vecindario de Ciutat Vella en los 15 puntos donde está implementado y que alcanzan parte de los barrios del Carme, la Seu y Xerea. Por la misma razón de mantenimiento de un entorno a alto valor patrimonial, le hicimos ver la necesidad de cambiar también los contenedores del Portal de Valldigna. En los dos puntos, el concejal se comprometió a hacer realidad nuestra demanda, aunque no fuese inmediatamente.

En condiciones similares a la plaza del Tossal, llegamos a la plaza del Negrito y, del mismo modo que a la primera, se comprometió a colocar un sonómetro y a la convocatoria urgente de la mesa de la ZAS para hacer propuestas de mejora de la situación, así como la creación de “mediadores” por el mantenimiento del silencio. 

Continuamos el paseo por las calles de Numancia y Zapatería de los Niños haciendo notar al concejal el poco uso del modelo “Puerta a Puerta” de recogida de residuos que hace la hostelería y el comercio. La prueba es la grandísima ocupación del espacio público por tantos grupos de contenedores que no usan los vecinos, puesto que en esta zona son muy pocos, pero que sí que tienen que soportar molestias (olores, ruidos, dificultad de paso…), reiterando la necesidad de cambiar de modelo y la necesidad de mejorar la limpieza y recogida de residuos en ciertos puntos como también en la calle del Derechos.

Pasamos también por la calle de los Cerrajeros y la avenida de Maria Cristina. Dos ejemplos de la saturación de ocupación del espacio público por mesas y sillas y la poca practicidad de los contenedores sepultados. Así lo habíamos visto metros antes en la calle de san Miguel. Ese sistema no es el más efectivo ni el más económico. Solo soluciona que los contenedores no se ven… pero están igualmente 24 h al día 365 días en el año en la calle. La inversión es carísima, la construcción provoca problemas en el patrimonio arqueológico, la instalación y el mantenimiento de los mecanismos tienen precios elevadísimos, provocan un ruido ensordecedor cuando se vacían, necesitan reparaciones continuas y, mientras se reparan, hay que situar cerca contenedores permanentes que ocupan más espacio y causan más molestias.

Esto demuestra que el sistema de puerta a puerta para negocios y las plataformas móviles para vecinos son la solución más ecológica, limpia, responsable y respetuosa con el entorno patrimonial para la recogida de residuos urbanos.

Para acabar el recorrido paseamos por la ZONA0 de Velluters, para pedir más baldeo y con productos desinfectantes por el tipo de suciedad, la reubicación de contenedores alejandolos de los solares por los problemas que causen, mayor asiduidad en la limpieza de los solares abandonados, etc. Finalizamos la visita al jardín de Joan de Vilarasa pidiendo que en la nueva urbanización del parque y la rehabilitación del parking no se coloquen contenedores sepultados y facilitar el aparcamiento en los residentes con precios verdaderamente más económicos.


Tal vez también te interese