Los vecinos del barrio celebran un concierto para revitalizar Velluters con el motín de los trabajadores de la seda en 1856 como trasfondo