Convent Carme, un proyecto inviable en una Ciutat Vella saturada por el ocio y el turismo

La defensa del carácter residencial de Ciutat Vella es irrenunciable, queremos ser un barrio hospitalario, festivo y abierto, pero con vecinos con derecho a vivir dignamente en sus casas, pero este ayuntamiento no parece tener claras cuáles son sus prioridades

Amics del Carme reitera su petición de cierre inmediato del Local Convent Carme, pero que se exija también la reversión del inmueble al estado previo a la apertura del local (como ha declarado la Consellería de Cultura y demanda la fiscalía de medio ambiente) y una auditoria sobre la tramitación del expediente para que se depuren responsabilidades.

En julio de 2018 el “exitoso” proyecto Convent Carmen echa a andar, un proyecto consistente en “ocupar” un jardín protegido, transformándolo en un restaurante y bar de copas al aire libre: Según palabras de los propios promotores con una caja que rondaba los tres millones de euros a finales del 2019ño.

En septiembre un demoledor informe de la Policía Local, con abundante material gráfico, denuncia la realización de obras sin licencia y el allanamiento de un bien protegido patrimonialmente

De noviembre a febrero de 2019 se suceden las quejas de los vecinos que denuncian molestias por ruido y malos olores.

En septiembre de 2019, un año después, Amics del Carme presenta una demanda ante los tribunales denunciando la pasividad del en Ayuntamiento en la tramitación de las denuncias. y la complicidad de algunos cargos municipales con los promotores

La demanda se basa en los supuestos siguientes:

  • Falsedad documental en la solicitud de apertura, los promotores mienten sobre las obras a realizar y sobre el nivel de protección del edificio.
  • La zona es acústicamente saturada y no admite la apertura de nuevos locales.
  • La ficha catalográfica prohíbe expresamente la ocupación del jardín.
  • Demora injustificada de la tramitación del expediente de cierre

Solo de sorprendente y vergozosa cabe calificar la tramitación del expediente de cierre de local Convent Carme, y solo la formalización de las demandas judiciales ha obligado a rectificar al Ayuntamiento de Valencia.

Mas de 11 informes y dictámenes de distintos departamentos y funcionarios/as (todos coincidentes con que el local era inviable) ha necesitado la concejala Lucía Beamud para decidirse a cerrar el local.

Mas 20 denuncias de vecinos y atestados policiales han sido necesarias para que la concejala del ramo se decidiera por defender a los vecinos y el patrimonio antes que el lucrativo negocio privado de un potentado del turismo local.

Mientras tanto los promotores se han dedicado a hacer caja y a amedrentar a funcionarios con millonarias demandas por el supuesto lucro cesante o por los empleos que presumiblemente van a perderse.

Todo ello ante la mirada impávida de la Jefa de Servicio que ha dilatado injustificadamente el procedimiento, y la complicidad de los responsables políticos del área que la instigaban incapaces de resistirse a los cantos de sirena de los promotores.

Amics del Carme seguimos a la espera de conocer la resolución, y decidiremos si volvemos a la fiscalía si la reversión no se hace efectiva y no se investiga quien o quienes son los responsables de estos tratamientos de privilegio que se concede a ciertos empresarios.

Ver en Valenciano


Tal vez también te interese