CARTA ABIERTA A LAS SOCIAS I SOCIOS DE AMICS DEL CARME

El pasado septiembre celebramos una asamblea de socias y socios de Amics del Carmen donde se aprobó la renovación de su Junta Directiva y la modificación de los estatutos en el sentido de reforzar la acción de la asociación frente a los tribunales de justicia.

Aprovecho este boletín para presentarme como el nuevo presidente de la Asociación de Amics del Carmn después de haber trabajado como vocal de la Junta Directiva durante los últimos cuatro años. A partir de ahora, asumiré la responsabilidad de presidirla y retomar nuestra agenda de diálogo y conversaciones con las responsables de diversas instituciones valencianas. Con ello, pretendemos asistirlas y asesorarlas para que, entre todas, podamos construir una Ciutat Vella donde los residentes nos sintamos a gusto y podamos llevar un proyecto de vida a largo plazo.

De entre los temas sobre los que estamos trabajando nos preocupa la MOVILIDAD y el ESPACIO PÚBLICO, LA RECOGIDA DE RESIDUOS y la LIMPIEZA DE CALLES, la RESIDENCIALIDAD y la TERCIARIZACIÓN del espacio público.

El modelo de movilidad sostenible que promueve el Ayuntamiento para parte de Ciutat Vella es compartido por una amplia parte de la opinión del vecindario: colocación de cámaras de control de matrículas, permisos temporales de acceso, pacificación del tráfico, etc. En breve tenemos una reunión con el concejal y le expondremos los detalles que nos parece que mejorarían la propuesta. Para no alargarnos, lo resumiremos en: dificultar el acceso abusivo y facilitar la movilidad a los residentes. Creemos que con el control de cámaras y matrículas, se hacen innecesarios los bucles que dificultan los eventuales traslados en vehículo que hacen los residentes. Hay que mejorar también la actividad de carga y descarga que, por falta de plazas o de control policial, supone actualmente una barra libre.

Pero la movilidad también se ve afectada por la excesiva ocupación del espacio público peatonal (aceras, calles y plazas peatonales) tanto por vehículos (motocicletas y ciclomotores) como por mesas y sillas de las terrazas de hostelería. Hemos iniciado un diálogo con la concejalía de Espacio Público para que se racionalice esta ocupación que afecta a la convivencia pero también la salud y bienestar del vecindario.

También estamos preocupados por el mantenimiento de la limpieza de calles y recogida de residuos sólidos. En Ciutat Vella se constata el creciente problema de la acumulación de basura en la vía pública por la constante irresponsabilidad de los comercios que no se adhieren al Servicio de recogida puerta a puerta del Ayuntamiento o que no respetan los horarios. La respuesta del Ayuntamiento en la anterior legislatura fue soterrar algunos contenedores para mejorar la imagen de las calles. No obstante, y con el gasto excesivo que supone, no se ha conseguido reconducir el problema. El nuevo responsable nos ha comunicado la voluntad de mejorar el sistema de recogida e intensificar el baldeo de las calles.

Pero si hay un problema que afecta de forma global al futuro de Ciutat Vella como distrito residencial de València, es la terciarización parece planeada desde el consistorio, pero que ni se publicita ni se debate.

Durante la última legislatura se han llevado a cabo algunas iniciativas normativas como el Plan Especial de Protección de Ciutat Vella o la Ley de Turismo y Hospitalidad de la Comunidad Valenciana, que han supuesto cambios significativos con una fuerte repercusión sobre el tejido social de los centros históricos valencianos, en concreto Ciutat Vella.

Amics del Carme, junto con otras asociaciones y colectivos vecinales como Veïnat en Perill d’Extinció, Entrebarris, la Coordinadora de Asociaciones de Ciutat Vella o Escoltem Velluters, hemos tenido innumerables reuniones para participar en las propuestas normativas que mejoran la residencialidad, el tejido social y comercial tradicional de Ciutat Vella. A pesar de nuestro trabajo y nuestro tiempo, los resultados obtenidos evidencian que no se ha tenido el apoyo del departamento de urbanismo que coordinaba el PEP-Ciutat Vella. Y las evidencias se están manifestando en estos meses: la tramitación de 80 licencias de hoteles y de apartamentos turísticos que, prácticamente sin límites, pueden cambiar el uso residencial a hotelero en edificios completos para rehabilitarlos. Una condición que no justifica el cambio indiscriminado de suelo residencial que está sufriendo Ciutat Vella.

Este planeamiento amenaza la progresiva desaparición del vecindario. De ahí que lo hayamos definido como «El Timo PEP» en alusión a la canción tradicional valenciana.

Ciutat Vella se está despoblando y, si no ponemos remedio, se convertirá del mayor centro histórico de Europa en el mayor parque temático de Europa.

Lluís Mira, President d’Amics del Carme


Tal vez también te interese