Amics del Carme participa en un encuentro entre representantes de la ciudad de Valencia y la Comisión Europea sobre apartamentos turísticos

El pasado 4 de diciembre, Amics del Carme tuvimos la oportunidad de participar en un taller on_line, organizado por la Comisión Europea y el Ayuntamiento de València, sobre el sector de los apartamentos turísticos en la ciudad.

El objetivo del taller era evaluar el impacto del sector de alquiler y alojamiento de apartamentos turísticos en València, y conocer las políticas, las regulaciones y sus efectos. Reunió a diversas partes interesadas, desde representantes de la ciudad de Valencia, asociaciones de vecinos y propietarios de inmuebles y apartamentos, hasta plataformas, representantes del sector turístico y grupos de reflexión sobre políticas e investigadores.

Como siempre que se junta tanta gente para hablar de un mismo tema, mucho ruido y pocas nueces.

Y también como siempre, el sector de los apartamentos turísticos lamentando el exceso de regulación que les impide comerciar con las viviendas como si fueran melones, y que con tanta inseguridad jurídica no se puede trabajar.

El Ayuntamiento, felicitándose por lo bien que lo hacen. Pero sin soltar prenda sobre la ordenanza que están cocinando para regular la actividad en la ciudad.

La mas sorprendente, la intervención de la representante de la Comisión Nacional del Mercado de la Competencia, que a pesar de los rapapolvos que les dan los tribunales por su defensa ultraliberal del mercado, siguen insistiendo en que el derecho de empresa un derecho tan natural como la libertad de expresión: La intervención en la economía por la administración debe ser “la mínima indispensable” y la mejor, ninguna.

Desde la Universitat de Valéncia, Andrés Boix expuso, entre otras consideraciones, el reciente estudio de Javier Gil sobre el fenómeno AirBNB en València, precisando que eso de la economía colaborativa y las plataformas digitales es una aporía de tomo y lomo.

Por nuestra parte insistimos primero en el hecho, al igual que Andrés Boix, que el papel de la economía colaborativa en el “negocio de las VUTs” es prácticamente irrelevante, es mas bien una tapadera para huir de las regulaciones fiscales, urbanísticas y medioambientales. Pero que afortunadamente, los tribunales van poniendo las cosas en su sitio: Las VUTs son una actividad económica que puede y debe ser regulada.

A continuación, expusimos que en el País Valenciano se había dado un paso importante con la aprobación de la Ley del Turismo al requerir no solo el mero registro de la actividad, sino también una acreditación de compatibilidad urbanística, junto con otras regulaciones igualmente necesarias, como la introducción del concepto de “saturación de oferta turística” en determinadas zonas.

Respecto del Ayuntamiento citamos la existencia de una teórica incompatibilidad entre edificios de uso residencial y la actividad hotelera de los apartamentos turísticos recogida en el PGOU; un plan urbanístico que limita esta actividad a los bajos y los primeros pisos. Pero que esta norma seguía siendo ampliamente incumplida y que ya estaba produciendo problemas de gentrificación en algunos distritos.

Que actualmente seguimos a la espera de conocer el borrador de la ordenanza sobre las VUTs, una ordenanza  que deberá contemplar un registro municipal con los apartamentos efectivamente autorizados en cada distrito.

Y, finalmente, recordamos que hemos solicitado al Ayuntamiento de València un plan de inspección sobre los apartamentos turísticos en Ciutat Vella para que aquellos que carecen de la acreditación de compatibilidad urbanística pasen al mercado del alquiler de larga estancia. Un plan que permitiría aumentar en no menos de 800 viviendas el mercado del alquiler de viviendas.


Tal vez también te interese