Falta Ayuntamiento, falta un arbitraje justo


La asociación de vecinos Amics del Carme presenta un recurso contra el acuerdo de ampliación de terrazas del Ayuntamiento de Valencia

Los motivos que sostienen la demanda de nulidad del acuerdo ya le fueron expuestos a la Concejala de Espacio Público Lucía Beamud en el momento de su aprobación el pasado mes de mayo:

  • No respetar el ancho mínimo de paso de 2 metros a los viandantes
    [1,5 en la resolución]
  • Autorizar un aforo excesivo de personas en el interior de las terrazas
    [0.75 p/m2 frente a 1,5 normas COVID]
  • Incumplir las limitaciones de la ZAS del Carmen
    [No permite ampliación superficie terrazas]

Desde entonces venimos reclamando (sin éxito) un acuerdo más amplio y menos precipitado que no hable solo de terrazas sino del uso comercial del espacio publico y del espacio libre reservado al tránsito y esparcimiento de los viandantes.

La hostelería probablemente sea el sector económico que con mayor crudeza está soportando las consecuencias de las medidas para contener la pandemia y por supuesto necesitan todo el apoyo posible para hacer frente a los costes del cierre sanitario y garantizar su viabilidad. Pero estas ayudas no pueden venir del lado de desentenderse del cumplimiento de las únicas medidas que hasta ahora se han demostrado eficaces con los recursos que tenemos, o de ir más deprisa de lo prudente en la desescalada. No podemos olvidar que cada vez que la hostelería sube las persianas más aprisa de lo aconsejado sube también el pan.

Tampoco queremos volver a la situación anterior de saturación, de calles inaccesibles o de plazas privatizadas como comedores de uso exclusivo. La situación anterior no debe ser el horizonte, debemos buscar nuevas formas de conciliar el uso comercial de la calle con el respeto a vecinos y viandantes. En la acera los peatones deben tener una prioridad total.

Ahora en la ciudad de Valencia tenemos unas ordenanzas que ponen al viandante, al peatón, en el centro del sistema de movilidad, en muchos sitios se está aumentando el espacio publico disponible, se está reduciendo la presencia de vehículos en la vía pública y del transito rodado. Pero por otro lado vemos que este espacio es fagocitado por la presión incesante de una oferta de ocio y el turismo en crecimiento constante en lugar de repartirse equitativamente entre diferentes usos.  

Esta nueva filosofía de la movilidad debe concretarse en un cambio del orden de prioridades en el orden de usos del espacio público y buscar soluciones alternativas a la ocupación total de la acera 14 horas al día, los 365 dias de la semana.

En el acuerdo inicial propuesto en mayo la prioridad era a dar cobertura urgente a la hostelería en el proceso de desescalada. Un acuerdo que, a día de hoy, resultaba insuficiente e incompatible con la nueva normalidad a la que aspiramos y que tiene un claro encaje en el acuerdo marco para la reconstrucción de la ciudad (Eix01, Línia2).

Lo dice el Acuerdo Marco post COVID, Eje 01,10. “Promover la adaptación del espacio publico a la nueva distancia social y a un reparto diferente de usos”, o es que el acuerdo era solo literatura?

Vuelven los felices años 20: Todo apunta a una vuelta rápida y explosiva cuando la vacunación avance y el Ayuntamiento no está preparando adecuadamente ese retorno.

Ver en Valenciano


Tal vez también te interese