Diario VII – ¿Cómo llegamos al conocimiento?

¿Cómo llegamos al conocimiento?

Reunión en la sede/Febrero 2018

Veo a Toni y a José, poco después entra el policía de barrio. Falta un mes para las Fallas y se trata cómo evitar el colapso del año pasado en algunos puntos y de gestionar los flujos en las calles. Además, existen Fallas que abusan de las Carpas, etc, lo que ya fue denunciado por Amics y la propia policía en su momento. Toni cuenta cómo le fue la reunión con Pere Fuset, el concejal de Cultura Festiva.

Cuando el policía dice por cuarta vez que ha sido fallero por muchos años, me pregunto si intenta intermediar entre tradición y orden, denuncia y fiesta.

Poco después entran tres amics más y el vecino P, ahora somos 8.

La mesa desprende burocracia; se está comprobando el permiso de un museo sobre su cartel colgado y debatiendo sobre una heladería (antes pizzería) que no tiene horario.

Permiso de un año.

Ocupación de dominio público, ¿quién lleva el tema?

¿Patrimonio?

¡Galiana!

¿Crees que se le pueden pedir explicaciones?

José parece preocupado por la heladería/antigua pizzería sin horario. Pide que se solicite la inspección del local.

¿Puede ser? (José)

Claro, por supuesto. Si hay molestias podemos hacer comprobaciones. Pero tampoco podemos denunciar todos los días, es acoso. (Policía)

¡Ah! Pero abusar la ley todos los días […] (J.)

Él tiene sus abogados y sabe hasta donde puede llegar. Nosotros sabemos hasta donde podemos llegar. (P.)

A continuación, nos cuenta como un compañero suyo había sido denunciado por haber denunciado reiteradamente a un hombre que había aparcado en doble fila. Miradas extrañadas.

Mientras escucho y apunto pienso que se nota la experiencia de Amics. Su manera de proceder es hábil, eficiente. Entender de dónde viene el documento, quién maneja el tema, si se tiene relaciones con esa persona por otros temas. Luego verificar los documentos, comparándolos con otros ejemplares en Internet.

Una unidad con fines comunes. A la vez me da la sensación de estar en un espacio con relaciones subyacentes, micropolíticas. Algunos hablan más, algunos prefieren mirar. A algunos les prestamos un poco más de atención. Se hacen notar pequeñas diferencias. Todo es político, hasta la mirada.

“¿Nos vamos?”

Asiento con la cabeza.

 

Potser també t'agrada