Diario I. -¿Estás aquí para ayudar?

¿Estás aquí para ayudar?

Reunión en la sede de Amics/Octubre 2017

Llego a las 7 de la tarde a la sede de la asociación, José ya está ahí, esperando a alguien que tenga llaves para entrar. Él se ha dejado las suyas.

No me ve porque está observando su alrededor. Se acerca a un edificio porque algo capta su interés y cuando me ve, le pregunto cómo está. “Aguantando. Aguantando el ruido. Aguantando el tipo. ¿Conoces esa expresión?” Entiendo lo que quiere decir.

Mientras estamos hablando, viene una mujer. No sé si es una vecina del barrio que acudió antes a la asociación o si es un miembro de Amics. Me cuenta que impartió clases de turismo en la universidad y que sabe del foro de turismo que se organizó la semana pasada en la facultad de economía.

El foco del foro era horrible. Me ha parecido fatal. Nada crítico […].”

Estoy muy sorprendida de encontrarme con alguien que conozca la cosas que pasan por la facultad y que es crítica como yo.

Entramos y me siento al lado de una pareja mayor. Les saludo. ¿Estás aquí para ayudar?  Cuando le digo que sí, saca el móvil para mostrarme lo que están viviendo.

¿Lo puedes ver? Ruido durante todo el fin de semana. En la Plaza de la Reina hay música a todas horas. He llamado tres veces a la policía. Al final me da la sensación que soy la única que está llamando y temo que piensen que no sé hacer otra cosa que quejarme.

Intento asentir de manera comprensiva. Sinceramente, no sé qué decir. Me parece injusta su situación.

Al salir de la reunión, Toni me dice de acompañarle un rato. Me propone llevar un diario sobre las reuniones semanales y mis impresiones sobre lo que pasa en el barrio. Un diario con mi opinión personal, no solo profesional, sobre todo lo que está pasando. Soy una persona de fuera y por esa razón mi punto de vista tal vez sea diferente.

Estoy de acuerdo, me gusta la idea.

Venga chavala, adéu. Y nos vamos.

Potser també t'agrada